Y es ahí justo en ese momento cuando te das cuenta de que las cosas solo ocurren una vez. Y que por mucho que te esfuerces, ya nunca volverás a sentir lo mismo… ya nunca tendrás la sensación de estar a tres metros sobre el cielo.